¿Qué no pueden hacer los pilotos de avión por debajo de los 10.000 pies de altura?

Los pilotos de avión no pueden hablar entre ellos cuando la máquina todavía no ha superado los 10 mil pies de altura.

Pilotos dentro de la cabina

A la hora de viajar de un país a otro el medio de transporte que más utilizamos es el avión. Está considerado como el más seguro del mundo y nos encanta por lo bien que nos permite viajar entre grandes distancias siempre de forma muy segura.

Esta seguridad se consigue en gran medida gracias a los profesionales que pilotan estas máquinas, que son los encargados de ocuparse de que todo salga a las mil maravillas. Están muy bien formados en este sentido y además también están sometidos a ciertas reglas para que las medidas de seguridad sean aún mayores. Por ello a principios de los años 80 surgió una nueva normativa conocida como la Regla de la Cabina Estéril que es lo que nos lleva a descubrir lo que los pilotos de avión no pueden hacer cuando todavía no han superado los 10 mil pies, o lo que es lo mismo, los 3048 metros de altura.

No es otra cosa que hablar. Durante este periodo de tiempo los pilotos tienen que concentrarse y no hablar para evitar incidentes como los que han ocurrido en el pasado. Principalmente esto ocurre durante los procesos de despegue y de aterrizaje, momentos en los que los pilotos deben estar concentrados al 100% en las operaciones que deben llevar a cabo para estabilizar el avión y que todo se haga de una forma adecuada y correcta sin poner en peligro la vida de ningún pasajero.

La Regla de la Cabina Estéril surgió a partir del accidente aéreo que se produjo en el aeropuerto Internacional de Charlotte Douglas en Carolina del Norte. Fue en el año 1974 y tras el intento de aterrizaje el vuelo 212 cayó en picado y se cobró 72 vidas. Aquel día estaba nublado, la visibilidad no era precisamente buena, pero a pesar de este contratiempo la Junta Nacional de Seguridad de Transporte (NTSB) determinó que el accidente no se había producido por las malas condiciones meteorológicas, sino por la falta de atención de los pilotos al analizar las conversaciones que se mantuvieron en la cabina. Los miembros que allí se encontraban estaban hablando sobre coches y otros temas no relacionados con el pilotaje.

Años más tarde la Administración Federal de Aviación creó la nueva regla que se encuentra integrada en el código de aviación de la Unión Europea y en el de la Autoridad de Aviación civil británica (CAA) entre otros. La principal prohibición que establece la normativa es la de no mantener conversaciones que no sean esenciales para los pilotos, y tampoco se les deja comer hasta alcanzada la altura correspondiente ni comunicarse con la tripulación. Los pilotos pueden saltarse esta norma solo cuando se produzca algún incidente que pueda ser peligroso, como es el caso de un incendio, fugas o ruidos anormales en el despegue o el aterrizaje, así como durante el transcurso del vuelo.

Foto: StockSnap

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...