¿Qué mitos rodean a la inmigración?

La inmigración está la orden del día, creando un gran debate entre las personas a favor de la inmigración y aquellas que están en contra de la entrada ilegal.

El tema de la inmigración siempre está la orden del día, creando un gran debate entre aquellas personas a favor de los derechos humanos y la inmigración y aquellas personas en contra de la entrada ilegal. Además, para muchas personas los inmigrantes quitan trabajo a las personas locales, hacen uso de la Seguridad Social o incluso aumenta la delincuencia con ellos. ¿Son ciertos todos estos mitos o son producto de la falacia?

El informe del Insee (Instituto Nacional de Estadística) demuestra que los inmigrantes no quitan el trabajo a las personas locales ya que las personas que sufren más paro, casualmente, son las personas inmigrantes. La gran mayoría de los inmigrantes ocupan puestos de trabajo poco o nada cualificados en el sector de la construcción, hostelería o en la agricultura estacional.

Según el informe del Insee, las personas inmigrantes componen una tercera parte de los empleados del hogar y una cuarta parte del sector de obras y construcción. Los contratos suelen ser precarios, a tiempo parcial y de carácter temporal.

Otro de los mitos de la inmigración se trata de la polémica relacionada con si vacían o no los presupuestos de la Seguridad Social. Según un estudio detallado por el economista Xavier Chojniki en 2005, las personas inmigrantes reciben más ayudas para la vivienda, ayudas familiares y subsidios de paro que el resto de los ciudadanos.

Por el contrario reciben menos ayudas destinadas a niños y ancianos ya que la gran mayoría de las personas inmigrantes que llegan a España están concentradas en la franja de población activa, es decir, entre los 25 y 55 años.

Además, otro de los mitos que se relacionan con los inmigrantes es que no quieren integrarse. La gran mayoría de este colectivo quiere trabajar y labrarse un nuevo futuro en un nuevo país a través de la creación de nuevos negocios o modificando los ya existentes, así como llevar a los niños a los colegios y aprender el idioma local rápidamente.

Para muchas personas, la inmigración es ilegal. En la Primavera Árabe de 2011 desembarcaron cerca de 140.000 hombres y mujeres que huían de catástrofes. En 2013, el Frontex, el organismo de la UE encargado del control de las fronteras, calculó una llegada de 107.000, mientras que este año todo apunta que será el doble.

Los inmigrantes, que llegan sin tener los documentos personales válidos (como el DNI o el pasaporte), buscan salir de una tragedia, de una catástrofe de una guerra o de una crisis política como la de Siria, Oriente Próximo, Egipto, el Cuerno de África, Libia, Malí o Nigeria, entre otras. Muy poco llegan por razones económicas.

Pero sin lugar a dudas uno de los mitos que más relación tiene con la inmigración es que incitan a la delincuencia. Un informe del criminólogo alemán Christian Walburg demuestra que las personas inmigrantes no delinquen más que el resto de ciudadanos. Eso sí, hay que destacar que el informe afirma que muchos de los jóvenes inmigrantes que llegan a Alemania sí que delinquen más que el resto de los ciudadanos del país. No obstante el informe alega que es más frecuente realizar una denuncia a una persona joven de procedencia extranjera que a un ciudadano.

Además, otro de los puntos vinculados a la inmigración es el referido con el fin de nuestros valores, algo que nunca sucedería. Los valores son una suma de las convicciones de todas las personas pactadas que viven en un mismo territorio, por lo que es muy difícil que se destruyan.

No obstante y con la llega de personas de diferentes países, se puede llegar a producir un combo o ‘Mix’ de culturas y de valores, pero ninguna de ellas podrá ser reemplazada por otra. Muchas personas alegan que las personas inmigrantes no quieren aprender nuestro idioma, aunque la gran mayoría de ellos acaba hablando un idioma al cabo del año. Según los estudios realizados en Gran Bretaña, 1,7 millones de las personas inmigrantes hablan inglés muy bien; 1,6 millones lo hablan bien y 726.000 se las arreglan en conversación peor tienen dificultades en el inglés escrito.

De hecho, el Gobierno Británico ha afirmado que las personas inmigrantes tendrán que aprobar un examen de inglés para obtener un visado de estudios o de trabajo, así como para solicitar el pasaporte británico. Los parados que no estén dispuestos a aprender el idioma serán sancionados con recortes en las prestaciones.

El último mito sobre la inmigración es que colapsan los servicios básicos como hospitales y escuelas. Sin lugar a dudas es el principal argumento que dan aquellas personas que recelan a las personas inmigrantes. Según Sergio Carrera, investigador del Centre for European Policy Studies, la educación y la sanidad son dos “derechos” fundamentales para todas las personas, independientemente del lugar de origen.

El estudio del Migration Policy Centre hace tiene como principal objetivo comprobar si las personas inmigrantes gastan más de lo que pagan. Los extranjeros son contribuyentes netos, es decir, ingresan al Estado más de lo que gastan. No obstante, el informe del Migration Policy Centre destaca que hay varios países donde los inmigrantes no son contribuyentes, y es el caso de España. En el territorio nacional se habla de extranjeros irregulares, es decir, personas que no acuden a los centros de salud y tan sólo acuden a urgencias en el caso de ser necesario.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...