¿Qué hacen los creadores de Annabelle antes de iniciar el rodaje de sus películas?

Los responsables de la saga Conjuring bendicen cada uno de los edificios en los que graban sus películas.

rodaje de sus películas

Desde que en el año 2013 comenzara a circular por los cines el terrorífico universo de The Conjuring, los espectadores ya han tenido la ocasión de pasar mucho miedo en las salas. A la primera entrega, Expediente Warren: The Conjuring en 2013, le siguió Annabelle en 2014, Expediente Warren: El caso Enfield en el año 2016, Annabelle: Creation en 2017, La monja en 2018 y ahora nos preparamos para el estreno de Annabelle vuelve a casa en 2019.

Se escuchan muchas historias de cómo el mundo del cine no debe jugar con los espíritus ni los fantasmas y cómo en consecuencia de ello han ocurrido cosas a lo largo de los tiempos. Hubo incidentes cuando se rodó Poltergeist y se utilizó un esqueleto humano real en el rodaje, y también pasaron multitud de cosas en el rodaje en los años 70 de La profecía. De ello es de algo de lo que han aprendido los creadores del universo Conjuring a la hora de crear sus películas, especialmente después de que en el rodaje de la primera entrega no hicieran nada y sufrieran incidentes variados que les pusieron a los miembros del equipo los pelos de punta.

Desde entonces existe una tradición: se bendice el set de rodaje de cada una de las películas y lo hace un cura autorizado o un encargado de la iglesia correspondiente que tenga experiencia en hacerlo. La información ha sido difundida ahora para ir hablando de Annabelle vuelve a casa y no hay duda de que tiene mucho de promocional, pero no por ello deja de ser interesante.

Con la segunda película se buscó el trabajo de un exorcista que trabajó en el set de rodaje y que tenía total aval por parte de la iglesia para poder exorcizar edificios (no a personas, eso sí). No han querido profundizar mucho en cómo funciona todo el tipo de los exorcismos, pero da la sensación por lo que comentan que hay distintos niveles y que se requieren unas técnicas o unos niveles de experiencia dependiendo de cuál sea lo que se vaya a realizar posteriormente en ese lugar.

También se bendijo el set de las demás películas, contando siempre con sacerdotes y personas experimentadas. Uno de los problemas con los que se encontró la saga fue en el rodaje de La monja, dado que al realizarse en Rumanía no se podían encontrar curas católicos y acabaron confiando en un sacerdote ortodoxo que también realizó el trabajo, siendo especialmente necesario por las preocupaciones que tenía el equipo a la vista de que se estaba bendiciendo un castillo de Transilvania.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...