¿Qué ha ocurrido con los dreamers de Donald Trump en Estados Unidos?

Estados Unidos se encuentra pasando por uno de sus momentos más complejos debido a la última decisión de Donald Trump.

Bandera americana

Una vez más el gobierno de Donald Trump ha tomado una decisión que no está exenta de polémica. Después de años pudiendo vivir en tranquilidad, los populares “soñadores” estadounidenses (los dreamers), volverán a ser residentes ilegales en el país. Así lo comunicaba Jeff Sessions, máximo responsable de la Administración de Justicia en Estados Unidos a través de un comunicado televisivo.

Fueron casi 10 minutos en los que Sessions explicó que las medidas que se tomaron durante el mandato de Barack Obama habían sido revocadas. En ese momento cambió el rumbo de la vida de muchos habitantes estadounidenses que, aunque no nacieron allí, sí llevan un gran número de años trabajando y residiendo en el país.

En concreto, esta nueva decisión que ha tomado el gobierno de Trump, va a afectar a 787.849 personas que llegaron a Estados Unidos siendo menores de edad y que ahora residen en el país gracias a un permiso que validó el ex presidente Obama para regular la situación de estas personas. Fue en el año 2012, poco antes de las elecciones, cuando el anterior mandatario de la Casa Blanca emitió una Orden Ejecutiva para que todos los habitantes estadounidenses que estuvieran en esta situación pudieran hacerse con un permiso, tanto de trabajo como de residencia que podían renovarlo, de forma indefinida cada dos años.

Por aquel entonces nacieron los conocidos como dreamers. Un juego de palabras porque en inglés dream significa sueño, pero también son las siglas de Desarrollo, Ayuda y Educación para los Menores Extranjeros. En aquel momento, casi 2 millones de personas se encontraban en esta situación y algo menos de la mitad se acogieron a esta nueva medida que implantó Obama.

Ahora cinco años después todos estos habitantes tendrán que despedirse de estos permisos porque, tal y como apuntaba Sessions en su comunicado, esta nueva medida entrará en vigor dentro de seis meses. Por tanto, todas estas personas volverán a ser residentes extranjeros y podrán ser interceptados por las autoridades locales e incluso expulsados del país. Los afectados por esta nueva medida se cuentan por miles. Hay muchos jóvenes que llegaron al país cuando eran jóvenes (incluso a reducida edad como de 4-5 años). Desde pequeños estudiaron en colegios estadounidenses y cuando llegó el momento de trabajar vieron que no eran ciudadanos legales en el país. Pero su vida cambió cuando Obama les ayudó para que pudieran trabajar y vivir sin preocupaciones. Eso volverá a cambiar ahora debido a la decisión de Donald Trump.

Taxis norteamericanos

Aunque todo apunta a que en medio año los permisos de trabajo y residencia dejarán de existir, todavía a estos “soñadores” les queda una esperanza, puesto que el Congreso podría aprobar una nueva ley para regular la situación de todas estas personas. No es la primera vez que se debate sobre este tipo de legislación, aunque los representantes del Congreso no han llegado a ponerse de acuerdo.

En cualquier caso, las reacciones no se han hecho esperar y la mayoría de ellas son negativas ante la nueva medida, incluso desde algunos sectores republicanos en donde se piensa que no va a ser positivo para el país. Sin ir más lejos, Stan Veuger, investigador del American Enterprise Institute, ha explicado que la nueva decisión del gobierno de Trump no es buena económicamente hablando. Al igual que se ha comentado lo mismo desde el Cato Institute, donde también se ha estimado que la reducción fiscal en los próximos 10 años puede caer en hasta 340000 millones de dólares como consecuencia de esta última medida anunciada.

A periodistas y expertos en política la decisión del gabinete de Trump no les ha cogido por sorpresa, dado que era algo que se podía esperar después de las demás ideas que ha tenido hasta ahora el nuevo presidente en cuanto a la relación con la presencia de extranjeros en su nación. Ahora está por ver cómo afecta esto al país a largo plazo, dado que más allá de las cifras económicas el propio país puede sufrir una desestabilización en tiempos próximos. Serán muchas las personas que se encontrarán con problemas para mantener sus vidas y puestos de trabajo y posiblemente los más pequeños también se vean afectados. Es posible que la medida, como mencionábamos, termine encontrando un tope y no llegue a buen puerto. Con solo pasar por las redes sociales, como Twitter o Facebook, es fácil ver las impresiones de las personas afectadas por la medida, que se encuentran viviendo algunos de los peores momentos de su vida.

La situación más grave la viven personas que han crecido desde los 5 años en Estados Unidos y que de ser deportadas llegarían a un país en el cual no tienen vínculos, ni conocimiento ni experiencia en la forma de vivir. Sería un cambio brutal para unas personas que en otros tiempos habrían sido norteamericanos auténticos salvo por el lugar de nacimiento que llega un momento en el que queda de lado.

Foto: Free-Photosgeralt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...