¿Qué es la turismofobia?

La turismofobia está en boca de todos, pero a veces no llegamos a entender todo lo que representa el término.

El problema del turismo

Es posible que en las últimas semanas hayas oído mucho el término turismofobia. ¿Pero qué significa? ¿a qué hace referencia y por qué está creando tanto revuelo? Parece como si alguien tirara una ficha de dominó con este término y que ahora haya empujado muchas más fichas que están recorriendo el mundo entero, incluidas muchas de las ciudades de nuestro país. ¿De verdad entendemos lo que significa la turismofobia o hacemos uso de la palabra simplemente porque es tendencia?

Si buscamos una definición acorde a la literalidad del término, nos encontraremos con que la turismofobia es la fobia al turismo. Hasta ahí todo claro. Dicho de forma más explicada, se trata del fenómeno, del miedo y del rechazo, que pueden tener las personas de una ciudad hacia los turistas o el turismo en general que se desarrolla en sus alrededores. Es decir, que una persona que vive en Madrid puede tener turismofobia al turismo que llega a la capital.

La turismofobia no es algo nuevo, sino que la idea, el concepto, aunque quizá no el término, vienen de lejos. Al fin y al cabo, no es la primera vez en la que alguien piensa que cuantos más turistas hay en un lugar más produce un aumento de los precios de los servicios.

¿O cuántas veces hemos pensado antes “no vayas a ese bar porque es para turistas”? Son formas de pensar que se están extendiendo, pero que siempre han estado ahí. Este tipo de rechazo se produce cuando el día a día de un ciudadano se ve trastocado por la presencia del turismo. Pero hay que entender que el problema no lo generan los turistas, sino quienes se dejan influir por ellos para, por ejemplo, alterar el precio de sus productos. También está ocurriendo algo similar con los alquileres de viviendas, que cada vez se reducen más a favor de pisos que se ofrecen como apartamentos vacacionales de gestión no regularizada para turistas.

La turismofobia también se puede producir por las molestias que provocan los turistas, como ha ocurrido en zonas de España como Magaluf. Pero este problema tampoco deriva al 100% de los turistas, sino del poco control y de la mala cultura que hay en cuanto a presentar España como un destino vacacional normal y no como una tierra de bárbaros. Gobiernos, agencias de viajes y ciudadanos tienen que trabajar juntos para que la turismofobia no exista en un momento u otro.

Foto: asmuSe

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...