¿Qué es el síndrome de Jerusalén?

El Síndrome de Jerusalén lleva a que los devotos católicos tengan visiones o sensaciones que se alejan de la realidad.

Enfermedad religiosa

En tiempos de Semana Santa estamos acostumbrados a que ocurran cosas extrañas, distintas o disparatadas, dependiendo de cómo lo miremos. En nuestro país se ha hablado mucho en las últimas horas del síndrome de Jerusalén, el cual sufrió años atrás una española de la nobleza que totalmente convencida de su condición viajó hasta tierra santa para explorar su situación.

¿Pero qué ocurre cuando sufrimos este síndrome? La base está relacionada con creer que nos hemos quedado embarazados con el hijo de dios (por supuesto, en el caso de mujeres). En este caso la protagonista del incidente era una joven de 20 años que incluso era virgen, lo que elevaba su creencia de haber quedado embarazada con el hijo del mesías. Esto se encuentra combinado con un síndrome de alteración bipolar que modifica su comportamiento y lleva a imaginar cosas que no son reales.

El síndrome también lleva a otras condiciones, como poder tener alucinaciones y ver visiones que están relacionadas con la iluminación divina. Son situaciones que se relacionan con la celebración de la Semana Santa y que afloran debido al periodo en el cual se encuentran las personas. Hoy se recuerda el incidente y se detallan las claves del síndrome que ya 20 años atrás sorprendieron a propios y extraños.

La chica que sufría este problema citaba frases correspondientes a tiempos bíblicos, hablaba de forma totalmente convencida de lo que le estaba supuestamente ocurriendo. Pero se cuenta que este síndrome también tiene en cuenta que la persona que lo sufre pueda estar interesada en perder el punto de vista de la realidad para intercambiarlo por algo que encaje mejor con su contexto. En este sentido, la chica contó en confianza a un psicólogo que poco tiempo antes de emprender su viaje había tenido relaciones sexuales con un chico sin usar protección y que en ese momento no solo había perdido la virginidad, sino que además se había quedado embarazada. Al llegar a Jerusalén había cambiado totalmente de punto de vista y sufría el síndrome convencida de que se había quedado embarazada con el hijo del Mesías.

Aunque el síndrome de Jerusalén pueda sonar extraño, en realidad es común y hay muchas personas que creen en ideas totalmente alejadas de la realidad relacionadas con la religión. Se puede manifestar de muchas maneras, no solo con lo ocurrido del embarazo del mesías y en especial tiene especial presencia a lo largo de la Semana Santa, cuando las emociones religiosas están más al día.

Foto: Didgeman

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...