Los biberones de plástico estarán prohibidos en Canadá

¡Los biberones en plástico van a estar prohibidos en el Canadá! Las autoridades sanitarias temen problemas hormonales y neuronales en los bebés. La preocupación comienza a extenderse por el lado del Atlántico que nos pertenece…

De manera prudente, la autoridades canadienses han enviado un informe preliminar al ministerio norteamericano de salud: pronto se rechazarán los biberones de plástico. El informe se basa en resultados experimentales obtenidos con animales (roedores fundamentalmente) para expresar algunas inquietudes en cuanto a efectos sobre el sistema nervioso y hormonal de los neonatos y los niños.

La principal sustancia que se pone en duda es el bisphenol A (o BPA), un compuesto conocido desde hace mucho tiempo que fue sintetizado por primera vez por un químico ruso en 1891. Su capacidad de actuar tanto sobre el sistema hormonal humano como sobre el de mamíferos imitando el efecto de estrógenos hicieron clasificarlo en la categoría de perturbadores endocrinos, y numerosos debates científicos vuelven a estar presentes en torno a posibles efectos negativos en la fertilidad y reproducción humana. Al mismo tiempo, la autoridad europea de seguridad de los alimentos (EFSA) anuncia que va a proceder a una nueva evaluación de la situación.

bisphenol_a.PNG

Una materia como el BPA se asocia con otros productos químicos para formar los policarbonatos, plástico flexible y transparente que se utiliza en la fabricación de numerosos recipientes alimentarios como botellas reciclables, recipientes de conservación, biberones y vajillas. Está también presente en la capa de protección interior de las canillas de bebidas o productos alimentarios.



Se demuestra que con todo el BPA puede ser ingerido en pequeñas cantidades en los alimentos, en particular, si se daña el plástico se agrieta. Este fenómeno de migración depende no solamente de la composición del embalaje (naturaleza, volatilidad, concentración de moléculas) porque también muestra afinidades con algunos alimentos concretos. La mayoría de los monómeros y coadyuvantes que son liposolubles, la migración es generalmente más importante en un medio graso que en un medio acuoso.

Después de publicación de más de 200 informes científicos, la EFSA decidió evaluar de nuevo la primera norma europea definida en 2002, que fijaba en 0,01 miligramos por kilogramo de peso corporal al día la dosis aceptable. Pero ésta ya se había revisado en aumento en 2006, sobre la base de nuevas estimaciones teniendo en cuenta la sensibilidad más elevada de los animales de laboratorio (de los ratones) con relación al hombre, y llevada a 0,05 miligramos.

Según la EFSA, el grupo de expertos está decidiendo esta nueva dosis diaria recomendada, teniendo especial antención en los lactantes y los niños ya que pertenecen a los grupos donde la exposición alimentaria potencial al BPA es la más elevada con relación al peso corporal. Las estimaciones del grupo científico relativas a la ingestión de BPA se basan en las hipótesis más prudentes. Se considera que la ingestión potencial para los lactantes y los niños es de sobra inferior a la dosis diaria aceptable. La EFSA añadía entonces que un bebé de 3 meses debería tomar cuatro veces más biberones al día para alcanzar este límite.

Pero habida cuenta de la evolución de las actitudes canadiense y americana, la organización científica europea acaba de anunciar que va a emprender una nueva evaluación de los riesgos vinculados a la absorción de BPA, cuyos resultados deberían conocerse en breve.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...