Las mujeres británicas votaron 75 años antes del sufragio de 1918

En Lichfield, una ciudad catedralicia de Staffordshire (Inglaterra), han encontrado una docena de hojas escritas a mano que muestran la firma de algunas mujeres que votaron en unas elecciones locales en 1843.

votos mujeres

En Lichfield, una ciudad catedralicia de Staffordshire (Inglaterra), han encontrado una docena de hojas escritas a mano que muestran la firma de algunas mujeres que votaron en unas elecciones locales en 1843, 75 años antes de la aprobación de la Ley de Representación del Pueblo de 1918 en la que las mujeres mayores de 30 años tenían el derecho a voto en las elecciones parlamentarias y 85 años antes de que las mujeres tuvieran los mismo derechos políticos que los hombres.

Las páginas provienen de un libro de votación que contiene la lista de votantes, sus domicilios, el valor de su propiedad, el número de votos que se les permitió y por quién votaron. No existía la votación secreta por aquel entonces, y las listas de votaciones se utilizaban igual que se utilizan las encuestas en las campañas de hoy en día.

Hay 30 mujeres que figuran entre los 175 votantes, un porcentaje impresionante que indica un electorado femenino involucrado. Una mujer, Grace Brown, viuda de un carnicero con una gran propiedad, votó cuatro veces, todos dirigidos al partido conservador.

Sin embargo, no todas las votantes fueron viudas ricas. La profesora Sarah Richardson, de la Universidad de Warwick, ha investigado a las mujeres de la lista y encontró que en el censo de 1841, dos de las mujeres fueron clasificadas como pobres. La presencia de estas mujeres en las listas es quizás aún una sorpresa mayor que la presencia de las mujeres en general.

Los historiadores siempre han sabido que las mujeres podían votar en este tipo de elecciones, pero hasta ahora no había ninguna prueba concreta de que realmente lo hicieron. Lo más cercano que se conserva son referencias puntuales en la prensa de la época de las mujeres que votaron en elecciones locales, pero un libro de votaciones oficial para las elecciones parroquiales de un oficial administrativo con renombre es una noticia completamente distinta. Es una evidencia directa del voto femenino activo.

Richardson cree que los pobres podrían haber pagado las tasas necesarias para poder optar a la votación, pero técnicamente encontrarse en esa situación económica les dejaba excluidos de las votaciones. Otra posibilidad es que entre el censo de 1841 y las elecciones de 1843, los poco pudientes se las arreglaran para saquear alguna casa y pagar legítimamente las tasas. Es poco probable ya que no había mucha movilidad ascendente en la sociedad, pero no es imposible.

Este descubrimiento abre una nueva perspectiva en la compleja historia del sufragio. Se espera que la noticia estimule a los historiadores a desenterrar fuentes primarias en lugar de dar por sentado que la legislación prohibitiva se traduce en prácticas tan restrictivas como la ley quiso que fueran.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...