Las fascinantes tapicerías portuguesas del siglo XV recorrerán Estados Unidos

Los tejedores flamencos de Tournai (Bélgica) realizaron cuatro tapicerías monumentales de 4 a 10 metros aproximadamente: Asilah, Sitio de Asilah, Asalto sobre Asilah y la Conquista de Tánger, que representan la heroica ocupación portuguesa de Tánger en el siglo XV.

En agosto del año 1471, el Rey de Portugal Alfonso V, impaciente por asegurar el control de las ciudades marroquíes estratégicamente importantes en la entrada al Estrecho de Gibraltar, atacó la ciudad costera de Asilah. Dos días más tarde, el gobernador de Asilah le entregó la ciudad amurallada de Tánger lo que le daría definitivamente el control de Portugal sobre el tráfico marítimo en el Mediterráneo y el Atlántico hasta 1661, así como una gran victoria de sucesión que sus tíos no habían podido lograr.

Telar de Asilah

La conquista hizo también que se hermanara con la Iglesia Católica, la cual había estado activamente animando cruzadas colonialistas desde 1452 cuando el Papa Nicolás V indujo a los reyes de España y Portugal a invadir, averiguar, capturar, y subyugar a los Sarracenos y paganos o cualquier otro enemigo de Cristo en sus reinos, ducados, condados y principados para convertirles en esclavos de por vida.

Para conmemorar estas victorias gloriosas, los tejedores flamencos de Tournai (Bélgica) realizaron cuatro tapicerías monumentales de 4 a 10 metros aproximadamente: Asilah, Sitio de Asilah, Asalto sobre Asilah y la Conquista de Tánger, que representan la heroica ocupación portuguesa y fueron tejidas con la lana y la seda más fina del reino.

Su antigüedad, su inmenso tamaño, su colorido y la minuciosidad de los detalles hacen que estas tapicerías destaquen por su extraordinaria belleza, además de ser las primeras en simbolizar un acontecimiento histórico en vez de alegórico, mitológico y/o religioso.

Los tejedores flamencos sin duda eran auténticos genios que alcanzaron a escenificar las fuerzas militares del rey portugués, sin embargo, no poseían un profundo conocimiento de las ciudades norteafricanas y sus habitantes por lo que retratan a las poblaciones de Asilah y Tánger como ciudades del norte de Europa ricas en flora.

Durante el desastre producido por el terremoto de Lisboa de 1755 estos tesoros al igual que otros, fueron guardados en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción en Pastrana (España) del que reciben su nombre, así consiguieron permanecer a salvo durante siglos.

Se desconoce cómo llegaron allí, es posible que se lo dieran a Felipe II de España durante el período de anexión entre España y Portugal en el siglo XVI.

Fueron trasladadas a otro lugar durante la Guerra Civil Española para protegerlas del peligro pero como consecuencia de esto se ensuciaron, fueron dañadas por polillas y perdieron su color. Por ello, en 2008, una serie de organizaciones trabajaron junto a la Fundación Carlos de Amberes para recolectar fondos en orden a una reparación completa de los tapices.

En primer lugar, estas cuatro tapicerías fueron enviadas a Bélgica, su tierra de origen, para una conservación por los expertos de los Fabricantes Reales De Wit in Mechlin. Realizaron un excelente trabajo por lo que recibieron el premio Nostra Europa 2011. Una vez devueltas a su antiguo esplendor, las tapicerías han estado viajando desde 2010, Bruselas, Lisboa, Toledo y Madrid fueron las primeras ciudades en apreciarlas; más adelante marcharán a Estados Unidos.

La exhibición “La Invención de Gloria: Alfonso V y las Tapicerías Pastrana”, fueron expuestas en la Galería Nacional de Arte en Washington D.C. del 18 de septiembre de 2011 al 8 de enero de 2012. Actualmente se encuentran en el Museo de Prados en Dallas hasta el 13 de mayo de 2012. Del 10 de junio al 9 de septiembre en el Museo de San Diego de Arte y finalmente al Museo de Arte de Indianápolis del 5 de octubre al 6 de enero de 2013.

Fuente: History

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...