La enfermedad de la princesa egipcia

En la Conferencia Internacional de la Imagen Cardiovascular No-Invasiva se ha presentado la investigación realizada a la princesa egipcia Ahmose-Meryet-Amón

En la Conferencia Internacional de la Imagen Cardiovascular No-Invasiva se ha presentado la investigación realizada a la princesa egipcia Ahmose-Meryet-Amón. En esta investigación, presentada en Ámsterdam, se han visualizado las arterias coronarias de la princesa mediante una tomografía computarizada.

Momia en estudio

Esta princesa egipcia, que vivió entre 1580 y 1550 antes de Cristo en la ciudad de Tebas, fue la primera persona a la que se le diagnosticó una enfermedad coronaria. Según los estudios, esta princesa seguía una dieta rica en verduras y fruta y se limitaba mucho en el consumo de carne. La ventaja que tenía era que en la zona, gracias a la humedad del Nilo, se cultivaba fructíferamente la cebada y el trigo. Además, en aquella época, el desconocimiento del tabaco y de las grasas transgénicas favoreció que la gente no padeciera esta enfermedad.

Las presentaciones de las conclusiones del estudio, basado en el estudio “Horus”. Este, investigó a 52 momias del Egipto antiguo que presentaban aterosclerosis arterial. Los resultados de la investigación aclararon que 44 momias tenían arterias similares. Casi la mitad de las momias presentaban una calcificación evidente ya que todas ellas procedían de una zona similar. Además, la investigación aseveró que en 20 de las 52 las momias estudiadas que presentaban aterosclerosis definitiva, eran mayores de 45 años.

No obstante, sólo en 3 momias de las estudiadas se presentó la enfermedad de arteriosclerosis, pero se hizo presente en la princesa Ahmose-Meryet-Amón. La tomografía hecha a la princesa reveló que tenía arteriosclerosis en dos de las tres arterias coronarias. El director de Cardiología Nuclear Educación de la Universidad de California aseguró que si la princesa hubiera vivido a día de hoy hubiera necesitado una intervención bypass.

Esta enfermedad está considerada moderna, entonces la cuestión radica en por qué una persona que llevaba un estilo de vida sano le afectó este tipo de enfermedad.

Los investigadores apuntan a que existe un “eslabón” perdido en los estudios sobre las enfermedades coronarias. Por su posición social como hija de un faraón, su dieta no sería como la de los demás egipcios, por lo que, probablemente, se hubiera alimentado de alimentos cárnicos en exceso. Curioso, ¿no?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...