La Catedral de Salisbury desde los prados se queda en Inglaterra

Uno de los más importantes cuadros realizados por el artista John Constable, La Catedral de Salisbury desde los prados, corría el riesgo de ser vendido fuera de su país natal, Inglaterra.

catedral de salesbury de john constable

El autor, nacido en 1776, dedicó su carrera a los paisajes, especialmente a la región de Suffolk. Tanto tiempo dedicó a plasmar estas vistas, que a la zona del Valle de Dedham terminaron llamándola “el país de Constable”. La Catedral de Salisbury fue propiedad de Ashton de Hyde, director de Barclays Bank, hasta su fallecimiento en 2008. El cuadro había sido cedido a la National Gallery en 1983 en vida de su propietario, para la exhibición pública. Pero al fallecer Ashton, sus herederos decidieron venderlo.

Había muchos interesados en la adquisición de la pieza, entre ellos un museo de Estados Unidos con gran poder económico, que se permitiría el lujo de comprar el cuadro por una gran suma de dinero. Pero los museos británicos no podían dejar que una joya de su historia pasara a manos extranjeras o privadas, deseaban que continuara en exposición abierta al público, para que todo el mundo pudiera disfrutarla.

Para ello, cinco galerías nacionales y regionales aunaron sus fuerzas y juntaron la recaudación necesaria para la compra de la obra. Decidieron que el cuadro iría rotando entre todas las galerías participantes para que pudieran disfrutarla: Amgueddfa Cymru como Museo Nacional de Wales, las Galerías Nacionales de Escocia, los museos de Colchester e Ipswich, el museo Salisbury y South Wiltshire y el Tate Britain.

Este último es el que más participó en la recaudación y actualmente alberga la colección nacional de arte británico desde el año 1.500 hasta el momento. También recoge importantes piezas de arte moderno y contemporáneo internacional.

La Catedral de Salisbury desde los prados está considerada una de las mejores obras realizadas por Constable, con unas dimensiones que el autor reservaba para sus obras magnas. De toda su colección, solamente dos cuadros se encontraban en manos privadas. Con la recuperación de esta obra, ya se dispone de la totalidad de sus paisajes para su exposición pública.

Nicholas Serota, director de la galería de arte Tate Británica, mostró su entusiasmo por la participación de su museo para la adquisición de la pieza, a la que aportó 15 millones de libras esterlinas de 23 millones que costó en total, porque se trata de “una de las imágenes por excelencia del arte británico del siglo XIX, y merece la pena cada centavo que se ha pagado por ella”.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...