Espías en España. Desde la época colonial hasta la Segunda Guerra Mundial

España ha sido territorio de espías. Así lo constata García Sanz en su obra sobre el papel de España en la Primera Guerra Mundial, donde el país gobernado por Alfonso XIII aparentemente tenía un papel neutral.

Aparecía hace relativamente poco un libro en formato de ensayo sobre la actividad de los espías en España durante la Primera Guerra Mundial. El autor de la obra, con el título de España en la Gran Guerra es Fernando García Sanz. En él comenta que los servicios secretos camparon a sus anchas durante el reinado de Alfonso XIII. El hecho de que España fuera neutral durante la contienda no supuso que no fuera escenario de la misma, aunque a un nivel diferente. Puede que no se mandaran efectivos a las trincheras, lo que no quita que España fuera víctima del conflicto. De la misma manera que la guerra provocaba el hundimiento de cargueros mercantes, hacía florecer el contrabando y con ello el enriquecimiento ilícito de determinados grupos.

El territorio español no sólo fue escenario para espías durante la Gran Guerra. Bien es cierto que la intercepción de los telegramas de Alfonso XIII agrava la situación que se dio durante estos años. Sin embargo, los servicios secretos también utilizaron España como base, por ejemplo, para poder triunfar en el desembarco de Normandía durante la Segunda Guerra Mundial. Recomiendo totalmente ver el documental Garbo. El espía que salvó el mundo para poder entender la importancia de los servicios de espionaje en el final de la guerra. La apasionante cinta filmada por Edmon Roch nos cuenta una historia trepidante sobre dobles agentes, secretos de Estado, estrategias militares… Y entre toda esta maraña se halla un personaje español: Joan Pujol, conocido como Garbo.

Otro momento histórico en el que podemos identificar presencia de espías en territorio español es en los siglos XVI y XVII. Aunque más que España deberíamos hablar de la América española. El desarrollo de las técnicas navales había posibilitado a franceses e ingleses llegar al Nuevo Mundo, propiedad casi exclusiva de españoles y portugueses. Su intento por obtener beneficios comerciales de tan largo viaje pasaba únicamente por el contrabando y el espionaje. Es aquí cuando surge la figura del pirata, tan mitificada en las pantallas de cine. Es así que no podemos obviar que en Hispanoamérica existieran servicios secretos que alertaran sobre la situación en el territorio para llevar a cabo actividades ilícitas. Además, cuando algún conflicto internacional afectó a las potencias europeas, como la Guerra de Sucesión en 1700, América también fue escenario de intrigas. La presencia de ingleses en tierras hispanoamericanas se dejaba ver, curiosamente, cuando más palpable era la debilidad de la Corona española.

Foto: M.Campo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...