El Tarr Steps acaba derruido con la última inundación

El puente badajo más largo de Gran Bretaña, el Tarr Steps, ha sido hundido una vez más debido a las graves inundaciones del río Barle.

Puente Medieval de Tarr Steps

Tarr Steps es el puente badajo más largo de toda Gran Bretaña. Los badajos fueron uno de los primeros tipos de puentes que se conocen. Se trata de un puente bajo hecho con piedras planas o troncos que se agrupan sin necesidad de argamasa, y son conocidos como puentes naturales.

El Tarr Steps mide 55 metros y cruza el río Barle, en el Parque Nacional Exmoor en Somerset (Inglaterra). Está compuesto por 17 placas de arenisca que descansan sueltas sobre pilones. Una estructura sencilla donde algunos creen ver señales de la Edad de Bronce (año 1000 a.C. aprox.), aunque según su datación se empezó a usar de forma segura hace 600 años.

El 22 de diciembre, tres cuartas partes del puente fueron arrastradas río abajo por unas lluvias sin precedentes que aumentaron el caudal del Barle tres metros por encima de su nivel normal. Incluso las losas más pesadas del Tarr Steps (la más grande pesa dos toneladas) se encontraron impotentes ante las peores inundaciones que se recuerdan en la zona. Los árboles de los alrededores también sufrieron parte de la devastación e incluso ayudaron a la propia destrucción del puente.

Esta no es la primera vez que el Tarr Steps ha sido dañado por las inundaciones del río. Con los años el cauce del Barle ha ido haciéndose cada vez más caudaloso, e incluso cuando las lluvias eran ligeras el nivel del río rozaba prácticamente la superficie del puente.

Hoy en día era común contemplar el puente entero bajo el agua, y de hecho muchas de sus placas habían sido arrastradas a casusa de las fuertes riadas. La gran inundación de 1952 causó tanto daño en la estructura del puente, que tuvieron que llamar al ejército para que ayudara a la reconstrucción de las placas que se habían desgarrado.

Después de este suceso, se hizo un recuento del número de losas que formaban el Tarr Steps, para que en un futuro no hubiera ninguna confusión a la hora de recomponerlo, como pasó en 1952. Sin embargo, a pesar de las precauciones que tomaron en el pasado, en esta ocasión será mucho más difícil reconstruir el puente, ya que los deterioros son mucho más graves que la última vez, y a esto se le añade que el nivel del agua es tan alto, que va a pasar mucho tiempo hasta que los equipos de reconstrucción localicen las losas que faltan.

Vía: History Blog

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...