El precio de “el Patrón de las Enfermedades Genitales”

3500 Euros. Ese fue el precio que pagó un postro telefónico desde California por la cabeza de San Vital de Asís. Se dice que santo es el patrón de las enfermedades urinarias y genitales.

3500 Euros. Ese fue el precio que pagó un postro telefónico desde California por la cabeza de San Vital de Asís. Se dice que santo es el patrón de las enfermedades urinarias y genitales. El precio que se estimaba que podrían vender su cabeza rondaba entre los 800 y 1200 euros, cuantía que pronto subió al conocerse la noticia en los medios de comunicación. En menos de un minuto desde que comenzó la subasta, el comprador de California pagó unos 3500 euros.

San Vital de Asís, Patrón de las Enfermedades Genitales

El cráneo del santo se hallaba en un vaso, que perteneció a la Reina Ana de Irlanda. La historia dice que los antepasados de la reina compraron este curioso objeto durante un tour por Europa, realizado en el S. XIX.

Dado el orgullo que significa para la familia de Annesbrook, se expuso en el hall de entrada de la casa para que todos pudieran divisarlo. Pero lo cambiaron de sitio cuando tuvieron la descendencia. Lo trasladaron a un lugar menos transitado, dónde comenzó a acumular polvo y suciedad. En ese mismo lugar fue encontrado para la subasta.

Pero no se puede asegurar por total fiabilidad que la cabeza perteneciera a San Vital de Asís. En la urna donde fue encontrado están las siglas S. Vitalis M. Según los expertos, M significa Martir, y los datos aseguran que este santo no fue mártir. San Vital fue un joven rebelde, bastante vandálico, hasta que conoció el camino del señor y se fue de peregrinación a los lugares más importantes de Italia, Francia e, incluso, España.

Una noche, San Benito se le apareció en sueños y le dijo que tenía que servir al señor. Así, se ordenó monje benedictino en un monasterio a las afueras de Asís, dónde vivió y murió Vitalis. A su muerte, su cuerpo fue enterrado en un lugar cercano, atrayendo a muchos visitantes que le atribuyeron milagrosas curaciones. El día de su canonización, el 31 de mayo, se le declaró santo de las enfermedades de genitales y urinarios.

Tras su entierro, se alzó una iglesia dónde su cuerpo permaneció hasta 1586, cuando el obispo de Asís trasladó la Catedral. Se crearon dos capillas a ambos lados del altar mayor: una con los restos de San Rufino y la otra con los restos de San Vitalis. Con un nuevo traslado, se pudo haber perdido la cabeza del santo, pero no hay constancia de ello.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...