El ayuntamiento de Ripoll recibe dos facsímiles de sus Biblias más significativas

Dos facsímiles de las Biblias que fueron escritas durante el primer cuarto del siglo XI en el Monasterio de Santa María de Ripoll (Girona), se expondrán próximamente en el ayuntamiento de la población.

Reproducciones de la Biblia del siglo XI

Dos facsímiles de las Biblias que fueron escritas durante el primer cuarto del siglo XI en el Monasterio de Santa María de Ripoll (Girona), se expondrán próximamente en el ayuntamiento de la población. Las reproducciones en concreto son; la Biblia de Rodes, cuyo códice original actualmente se encuentra en la Biblioteca Nacional de París, y la Biblia de Ripoll, custodiada por el Museo del Vaticano.

Ambas Biblias tienen una larga historia tras de sí. La Biblia de Rodes se compone de cuatro volúmenes y es considerada uno de los mejores manuscritos medievales del mundo. Fue escrita en el Monasterio de Ripoll, y tras ser regalada por el abad al Monasterio de Sant Pere de Rodes (de donde tomó su nombre) se cree que posiblemente fuera ilustrada allí. Permaneció en el monasterio hasta que en 1693 fue expoliada como botín de guerra por el mariscal francés Noailles.

La Biblia de Ripoll, reconocida como la muestra más significativa del Scriptorium en la época medieval del Monasterio de Santa María de Ripoll, fue escrita por encargo del Abad Oliva entre los años 1015-1020. Además de los libros bíblicos, contiene más de 200 prólogos, sumarios y textos que componen una enciclopedia de la Sagrada Escritura. Los dibujos, y miniaturas que se encuentran en los libros históricos del Antiguo Testamento y los evangelios, hacen del manuscrito de Ripoll una de las Biblias con más ilustraciones de la Edad Media.

En relación al monasterio, hoy en día queda muy poco en pie del antiguo conjunto monástico fundado en el año 879. Únicamente se conservan, después de su remodelación en el siglo XIX, la grandiosa basílica y el claustro, además del edificio donde han ubicado el ayuntamiento, que antiguamente constituía la residencia del vicario y que está situado a pocos metros del propio monasterio.

Asimismo, como actividad conmemorativa de la capitalidad de la cultura catalana del 2013, el pueblo ha puesto en marcha la franqueadora postal «Ripoll 2013» y un sello conmemorativo de edición limitada, con la colaboración del Círculo Filatélico y Numismático de Ripoll.

Vía: La Vanguardia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...