Descubren una nueva pirámide al Sur de Egipto

A pesar de estar en pleno siglo XXI, el desierto egipcio sigue dando frutos a la arqueología. La comunidad científica sigue mirando a Egipto como el gran yacimiento del Antigüedad.

piramide

El vasto desierto de Egipto sigue dando sorpresas a los arqueólogos. Esta vez ha sido una pirámide de 4600 años de antigüedad, construida pocas décadas antes de la Pirámide de Keops, la que se ha hallado cerca de Edfú. La construcción llegó a tener más de 13 metros de altura, aunque en la actualidad sólo se conservan 5 de esos metros. Este dato supone una altura sensiblemente menor de los casi 30 que alcanza la Gran Pirámide de Guiza. La razón por la que Egipto continúa aportando a la ciencia vestigios de la humanidad en pleno siglo XXI tiene que ver con la aridez de su territorio, además de su inaccesibilidad. En climas más secos, los restos materiales se conservan mejor; lo que permiten a construcciones como estas, hechas de ladrillos de arcilla y arenisca, seguir en pie.

El descubrimiento lo hemos conocido a partir de la revista Live Science, en la que Gregory Marouard, perteneciente al grupo de arqueólogos que trabaja en el yacimiento, ha llegado a afirmar que el tipo de construcción es muy semejante a otras como de Seila, Zawyet el-Maiyitin, Sinki, Nagada Nubt, Al-Kula, Al-Ghonemiyn o Elefantina, conocidas como las pirámides provinciales. Por lo que, desde el equipo de Marouard no se descarta que todas formen parte de una misma política de construcción.

Sin embargo, llama la atención que ninguna de ellas tuviera como finalidad servir de tumba a los faraones, función para la, hasta el momento, creíamos que estaban proyectadas las pirámides. El motivo es que en ninguna hay rastro de cámaras funerarias. Entonces, ¿por qué se levantaron? Los egiptólogos coinciden en señalar que eran monumentos erigidos para demostrar el poder que tenían los faraones en la zona.

La ciudad egipcia de Edfú, localidad más cercana al yacimiento de la pirámide, alberga otros restos arqueológicos de interés como el Templo de Horus, construido durante la época de Ptolomeo III, dos centurias antes de cristo. Evidentemente, que nada tiene que ver el actual descubrimiento con este recinto religioso, uno de los mejor conservados de todo Egipto. Sin embargo, no deja de ser interesante esta contraposición. Y es que los restos de la pirámide descubierta son resultado del cese de las tareas de mantenimiento durante el reinado de Keops, más interesado en construir su cenotafio, que en conservar monumentos remotos. A pesar de todo, hoy en día, sigue en pie, muy cerca de uno de los templos egipcios mejor conservados. El desierto se encargó durante todo este tiempo de protegerla.

Foto: Mr. Tekhlan

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...