Confirmada la procedencia romana de un fuerte romano

La leyenda local siempre ha afirmado que la estructura arquitectónica conocida como el “Convento de monjas” (“Nunnery”), situado en la playa de Alderney, una isla del Canal a 8 millas de la costa de Francia, era originalmente un fuerte romano, y ahora parece confirmarse.

La leyenda local siempre ha afirmado que la estructura arquitectónica conocida como el “Convento de monjas” (“Nunnery”), situado en la playa de Alderney, una isla del Canal a 8 millas de la costa de Francia, era originalmente un fuerte romano.

Rastros del muro en Alderney

A pesar de las múltiples exploraciones arqueológicas realizadas desde el siglo XIX en adelante, las pruebas halladas que afirmaran la procedencia romana eran escasas. En la construcción se puede observar el trabajo de albañilería romano en la parte superior de la muralla, aunque podría tratarse de una sobre-edificación medieval y no una verdadera obra romana.

De hecho, una excavación llevada a cabo en 1930 descubrió materiales de procedencia medieval enterrados en la zona y se pudo comprobar que la muralla está levantada directamente en la arena, técnica no usada por los romanos. Una excavación más reciente del 2002 realizada en el lado este de la muralla, la cual se derribó en el siglo XVIII, reveló pilares medievales.

En el 2008, la Organización Alderney y el Museo Guernsey colaboraron en el proyecto para cerrar el origen del Convento. Con el permiso de los dueños del territorio, El Dr. Jason Monaghan, director del Museo Guernsey, organizó un equipo de una docena de voluntarios para excavar en el yacimiento durante la última semana de agosto. En el primer año se hallaron varios objetos romanos en la parte norte.

Este año, en la cuarta excavación consecutiva realizada por voluntarios, Monaghan y su equipo encontraron pruebas que podrían confirmar la leyenda: los restos de una torre de la era romana en el centro del Convento. El equipo iba en busca de una torre concretamente ya que en el siglo IV todos los fuertes romanos construidos en Inglaterra poseían una torre central por lo que la ausencia de una torre hubiera confirmado su procedencia posterior.

La muralla es de 2,8 metros de grosor y no sabemos qué altura tenía pero se trataba de una gran estructura”, afirmó Monaghan, quien agregó que “se encuentra en buen estado, mejor que cualquier otro fuerte romano británico”.

Una de las razones por las que se dudaba del supuesto origen romano del fuerte era por su elevada altura, superando los 16 pies. Pero a través de estos estudios se ha podido demostrar que las piedras de la muralla fueron dispuestas en 2 hileras, de lo que se extrae que una segunda altura de mayor altitud fue construida posteriormente.

La torre fue destruida, probablemente por los nazis al construir un búnker en el centro de la antigua construcción durante la ocupación de las islas del Canal. Junto con los nazis, han sido otros los que han usado y reformado el Convento según sus necesidades durante los siglos.

Uno de los factores que hace que se trate de un yacimiento para los arqueólogos son los diferentes periodos que ha vivido la construcción, mostrando todas sus eras.

Fuente: The History Blog

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...