Compradores anónimos ganan la silla de montar de la reina Isabel y las pistolas de Bonnie & Clyde

El pasado fin de semana, ha sido muy bueno para los coleccionistas privados. El viernes fue vendido el espectacular forro de silla de montar, confeccionado con terciopelo verde y ornamentos dorados, que utilizó la reina Isabel I de Inglaterra en su visita oficial a Bristol (Reino Unido) en 1574.

Colt de Bonnie

El pasado fin de semana, ha sido muy bueno para los coleccionistas privados. El viernes fue vendido el espectacular forro de silla de montar, confeccionado con terciopelo verde y ornamentos dorados, que utilizó la reina Isabel I de Inglaterra en su visita oficial a Bristol (Reino Unido) en 1574.

Un comprador anónimo adquirió la pieza por 19000 libras (aproximadamente 30000 dólares), con un precio de partida de 8000-10000 libras. Un precio final que tampoco sorprende a los entendidos, ya que es una pieza de extraordinaria belleza que se conserva en perfecto estado.

El segundo artículo a la venta fue un jarrón de porcelana del periodo nazi, fabricado por la Real Manufactura de Porcelana de Berlín. Posee una imagen en la parte frontal de la Cancillería de Adolf Hitler de Berlín, edificio donde el presidente von Hindenburg nombró a Hitler canciller en 1933, que fue destruido durante la guerra. Su precio de venta es de 3800 libras (6100 dólares), 4712 libras (7600 dólares) con la prima del comprador.

Otro de los artículos que consiguió uno de los afortunados compradores fueron las dos pistolas Colt que encontraron en los cuerpos sin vida de los forajidos Bonnie Parker y Clyde Barrow, vendidos, como se esperaba, por un precio mucho mayor del estimado. Medio millón de dólares fue lo que pagó un coleccionista texano por ellas.

El revólver del 38 de Bonnie fue el más caro de los dos, con un precio de 264000 dólares; el Colt del 45 de Clyde fue vendido por 240000 dólares. Las dos pistolas pertenecen a una pequeña parte del arsenal encontrado en el automóvil donde murieron acribillados a balazos Bonnie y Clyde en una carretera de Louisiana. También se subastaron otros objetos de la pareja, como unas medias manchadas de sangre, un reloj de bolsillo y una caja de maquillaje.

La subasta también incluía un cartel pintado a mano anunciando un espectáculo de Bonnie y Clyde de 1930. En él aparece Bonnie con una capa roja fumando un cigarrillo, con una pistola y con su famosa boina. Clyde aparece detrás de ella como un auténtico dandy, pero sin ningún revólver a la vista.

El lema que aparece en el cartel “El pago del crimen es la muerte”, es una lección que intentaba apartar a los espectadores de la imagen de “chicos malos” que mostraban en la exhibición.

Una subasta que sin duda habrá disminuido el peso del bolsillo de los compradores, que, pese a todo, han conseguido llevarse a casa piezas únicas con un gran valor histórico.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...