¿Cómo han sido los últimos años de Miguel Boyer?

Tras sufrir un infarto cerebral Miguel Boyer no volvió a recuperarse y no disfrutó de la vida social que tuvo en el pasado con su esposa.

Fallecimiento de Miguel Boyer

La noticia del fallecimiento de Miguel Boyer ha llegado a todos los rincones del país en las últimas horas debido a la magnitud que ha llegado a tener esta figura. Y quizá ya sepáis muchos aspectos de lo ocurrido, pero a la vista de cómo mantenía su privacidad en secreto, es posible que no estéis al tanto de cómo vivió Boyer estos últimos años de su vida.

Lo cierto es que el estado de salud de Miguel Boyer no era bueno desde que en el año 2012 sufriera una hemorragia cerebral. Su esposa se lo encontró en el suelo de la habitación, por la noche, prácticamente inconsciente. Se le trasladó con urgencia a una clínica de la capital y estuvo allí varios meses hasta que se recuperó. Pero la edad del ex-ministro ya era avanzada, 73 años, por lo que era de imaginar que las consecuencias de algo así le pasarían factura.

A partir de ese momento recibió una atención médica durante las 24 horas. La familia puso todos los medios que tuvo a su disposición para que la vida de Boyer pudiera ser lo más cómoda posible. Tenía fisioterapeutas y un equipo completo dedicado a su atención.

También sufrió un ictus cerebral, lo que empeoró la situación y lo que produjo que su mejoría fuera todavía más lenta por muchos cuidados que recibiera en su día a día. A nivel público todo parecía ir bien por mucho que de puertas para adentro la situación fuera complicada. Boyer apareció en actos públicos y también posó para la portada de una publicación en compañía de su esposa. Meses después, sí se empezó a temer por su estado de salud, dado que el ex-ministro se dio de baja de la administración de varias entidades. Esto también llevó a que poco a poco la vida social de la familia fuera cayendo hasta mantenerse en unos mínimos, algo muy distinto a lo que había ocurrido en el entorno de la familia mucho tiempo atrás.

También dejaron de viajar, aunque la esposa de Miguel Boyer retomó una vida profesional y pública más notable en los últimos años. Volvió viajar por compromisos profesionales y también con motivo de ocio en compañía de sus hijas. Mientras tanto Miguel Boyer seguía en su casa, con problemas para el habla. El ex-ministro ya no evolucionaba y se notaba que había alcanzado un estado estable dentro de los problemas que tuvo después del infarto cerebral. Podría haber mejorado, porque así se estimaba, pero al final una embolia pulmonar acabó con su vida.

Vía: El Mundo

Foto: Youtube

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...