¿Cómo es un día en la vida de Donald Trump?

Donald Trump no tiene un ritmo de vida precisamente normal tal y como se puede descubrir en la red.

presidente Donald Trump

Cuando hablamos de Donald Trump rápidamente nos ponemos a pensar en todas las cosas importantes que tiene que hacer el presidente de los Estados Unidos y no es para menos teniendo en cuenta que es un líder mundial. Sin embargo, el día a día de Trump es algo más peculiar de lo que todos podemos pensar. Una jornada habitual del máximo mandatario estadounidense comienza a eso de las 05:30 de la madrugada, siendo la hora en la que suele levantarse Donald.

Desde la cama lo primero que hace es mirar su Twitter para ponerse al día de todos los comentarios que le han dedicado, tanto sus seguidores como sus detractores. Trump suele responder a casi todos, a pesar de que muchos de sus colaboradores no comparten esta práctica del presidente.

Como has podido ver, Trump es bastante madrugador, pero las horas de sueño nunca han sido un problema para el mandatario, puesto que con 5 o 6 al día ya es más que suficiente para él. Otra de las curiosidades que podemos destacar del día a día de Trump es que es un bebedor de Coca-Cola light empedernido. Es capaz de beber unos 4,3 litros diarios, lo que supone 12 latas de 360 mililitros. ¿Sabes cuánta cafeína es?, nada más y nada menos que 564 miligramos, o lo que es lo mismo el equivalente a 11 cafés el día.

¿Demasiada cafeína para una persona que tiene que dirigir uno de los países más importantes del mundo? Prácticamente es la única bebida que toma Trump, ya que está totalmente en contra del alcohol. No lo ha probado en su vida y lo mismo le ocurre con el tabaco. Se podría decir que el presidente es una persona sana en estos aspectos, aunque no concuerda este estilo de vida con la falta de práctica deportiva. Trump no es muy amante de los deportes, a excepción del golf, del que sí es fiel aficionado. Su poco entusiasmo por la práctica deportiva se debe a la creencia de Trump de que todas las personas tienen un nivel de energía que pueden gastar al día, por lo que hacer deporte supondría un gasto innecesario.

The Donald, como algunos lo llaman, está convencido de que la genética juega un papel fundamental en la vida de las personas, por tanto cualquier añadido no es del agrado del presidente. La excepción es el golf, un deporte al que sí le dedica bastante tiempo, de hecho Trump lo practica una media de uno cada cuatro días de la semana.

También es curioso que el presidente de los Estados Unidos sea un adicto a la televisión. A lo largo del día Trump puede dedicar entre cuatro y ocho horas a ver programas. Principalmente sus cadenas favoritas son Fox News, que la utiliza para el entretenimiento y CNN y MSNBC, para conocer las noticias de actualidad y los titulares. Muchos aseguran que Trump no deja de ver la tele ni siquiera en las reuniones gubernamentales. En su despacho tiene un televisor sin volumen para poder ir comentando todas estas noticias con sus asesores. Lo de los asesores de Trump también es algo digno de destacar, porque cuenta con una amplia variedad de personajes, desde reconocidos financieros como John Paulson o Carl Icahn, hasta Omarosa Manigault (ex concursante de un reality) o Keith Schiller, un ex policía de la ciudad de Nueva York.

bebida de Donald Trump

Los días de Donald Trump suelen ser bastante estresantes, pero a partir de las 18:00 de la tarde es cuando el presidente puede relajarse. En ese momento se recluye en su querida Casa Blanca y disfruta de una suculenta cena. Nada de manjares exquisitos, cuando más informal mejor, y normalmente suele cenar acompañado, porque es habitual que invite a sus amigos para echar un buen rato y enseñarles su famosa vivienda. Entre los platos que se suelen ver en la mesa de Trump se encuentran tocino o filetes a la parrilla bastante hechos. También es normal que el presidente tome ensaladas con roquefort y de postre tarta o helado.

Después de un poco de relajación, algunas Coca-Colas más y otro rato delante del televisor, Donald Trump se va a la cama a eso de la medianoche, pero no se duerme hasta que no vuelve a dar una vuelta por su Twitter para poder responder a los últimos comentarios del día. Una vez hecho este ritual, el presidente estadounidense se va a dormir pensando en lo que le deparará el futuro a la mañana siguiente.

A pesar de la vida que lleva Trump y las polémicas que suscitan todas las decisiones que lleva a cabo, el presidente de los Estados Unidos es, a día de hoy, el mandatario con menor popularidad que ha pasado por la Casa Blanca hasta el momento. Aunque comenzó siendo líder de audiencia por su elección, casi un año después de su llegada al despacho Oval Donald Trump parece que ha perdido ese carisma que tanto le caracterizaba.

Foto: geraltJade_Palace

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...