¿Cómo es la tecnología 4DX de los cines Kinépolis?

Llega a España la iniciativa de cine 4DX que quiere revolucionar la experiencia de ir a ver una película.

4DX en España

Las salas de cine continúan buscando nuevas formas de llegar al público y en este aspecto se están viendo importantes novedades. Lo último de lo último, más allá de ese inexplicable servicio de salas de cine-restaurante, es la introducción de la tecnología 4DX, la cual ha llegado a salas de Kinépolis con el objetivo de lograr que las películas sean de una vez por todas más envolventes. Su debut se produjo con el estreno de Star Wars: Episodio VIII – Los últimos Jedi, pero por ahora ya se han estrenado otras dos películas en este formato: Black Panther y El Corredor del Laberinto: La Cura Mortal.

Las entradas para estas sesiones se agotan a un ritmo más acelerado de lo que cabría imaginar por mucho que signifique hacer un pago de unos 15 euros por persona. No obstante, hay que tener en cuenta que las salas madrileñas ya cobran unos 10 euros por entrada en día normal, por lo que el aumento de coste para disfrutar de la tecnología 4DX tampoco parece demasiado elevado.

No obstante, si nos animamos a disfrutar de este tipo de experiencia, ¿qué nos vamos a encontrar? ¿merece la pena pagar el plus para poder ver una película de una forma tan novedosa o es otro cuento para intentar atraer a más personas a las salas?

Lo primero que hay que contar es que indudablemente el cine 4DX aporta una experiencia distinta e interesante, en cierto modo más parecida a un parque de atracciones que a un cine tradicional. No se trata del tipo de experiencia que queramos vincular a nuestra asistencia al cine de forma frecuente, porque no hay tantas diferencias entre películas como para que no terminemos cansándonos de lo que nos proporciona este tipo de forma de ver las películas. Pero de manera esporádica o en momentos especiales lo que transmite el cine 4DX es más que interesante.

Una vez nos sentamos nos olvidamos de estar con el vaso de bebida en la mano, porque no es algo que vayamos a poder mantener firme. La butaca se mueve, realiza movimientos no constantes, pero sí frecuentes teniendo en cuenta lo que va ocurriendo en pantalla. Ese movimiento se ve arropado por una serie de efectos especiales reales que llenan la sala. Por ejemplo, veremos juegos de luces que llenarán el espacio donde nos encontramos y también apreciaremos que se emitirá humo en el cine para encajar con alguna escena determinada.

La inmersión también aumenta de manera considerable con los efectos de viento, que nos harán sentir que estamos pilotando una moto a toda velocidad o que, por ejemplo, una gran nave espacial está descendiendo desde el aire. Estos golpes de viento se combinan con todo lo demás y llevan a ver que el cine 4DX es toda una experiencia en la que toman parte la mayoría de los sentidos. Lo mismo ocurre con el agua, que sale de una zona personal para mojarnos de distintas formas y con varios niveles de intensidad dependiendo de lo que ocurra en pantalla. Hay que decir que el sistema de agua se puede desconectar, dado que en algunas películas puede llegar a ser un poco pesado y tampoco es plan de estar toda la película empapados, especialmente cuando la temperatura no acompaña.

Otro de los efectos que se usan durante la película son los olores. Nuestro olfato se pondrá a trabajar con la intención de apreciar aromas y esencias que también encajarán en lo que veamos en pantalla o en lo que esté ocurriendo en la película. Por supuesto, el objetivo con este elemento no es transmitirnos olores desagradables, sino hacer que nos sintamos un poco más dentro de la película dándonos a oler distintos elementos más satisfactorios. Por ejemplo, si aparece en pantalla un campo de flores oleremos lo que transmite o lo mismo si un personaje hiciera una tarta de manzana y la dejara reposando en la ventana. Ese tipo de sensaciones.

Por lo tanto, sabiendo esto podemos recomendar el disfrutar del cine 4DX en pequeñas dosis, como forma de hacer cosas nuevas y de aportar un poco de variedad a la asistencia a las salas. Pero por supuesto, no es el siguiente salto evolutivo del cine, el cual no sabemos si llegará a existir, pero está claro que no será de esta manera. Hay películas que encajan muy bien en 4DX, mientras que otras, una gran mayoría, no habría forma de lograr que tuvieran una buena reproducción de efectos. Por otra parte, recomendamos comprobar en la asistencia a sesiones 4DX que los efectos están en sintonía con lo que ocurre en pantalla, dado que si estos se adelantan o llegan demasiado tarde la experiencia se ve muy afectada. En ese tipo de casos recomendamos contactar con Kinépolis para exponerles lo que ha ocurrido y recibir una compensación a la vista de que no es la manera adecuada de disfrutar del cine 4DX.

Vía: Kinépolis

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...