¿Cómo es el trabajo de un adiestrador de animales?

Los adiestradores de animales tienen un trabajo mucho más peligroso y arriesgado de lo que se pueda creer.

Muchas son las personas que se presentan como verdaderos amantes de los animales y cuentan con más de uno en casa, y es que tener una mascota es una sensación muy agradable. Pero hay a quienes les encanta tanto tratar con los animales que trabajan por y para ellos. En la actualidad, existe un gran número de profesiones relacionadas con el reino animal que nos llaman la atención.

Seguro que ahora mismo los primeros trabajos que te habrán venido a la mente son los veterinarios, aunque quizá sea de las profesiones más representativas en este sentido. Hoy nosotros queremos hablarte de otra que también está estrechamente ligada a los animales y sin embargo es una gran olvidada. Hablamos de los adiestradores.

Precisamente es este amor por los animales lo que hace que estos adiestradores pueden exponerse a un gran número de riesgos. Su tarea a veces puede resultar verdaderamente peligrosa y por ello siempre es recomendable que se tomen todas las medidas preventivas posibles.

Por mucho que queramos hacernos a la idea de que la mayoría de los animales son adorables y prácticamente inofensivos lo cierto es que muchos de ellos pueden traernos serios problemas si mantenemos un contacto diario con ellos. Es cierto que hoy en día existen muchas vacunas, tratamientos, medicinas que hacen que personas y animales puedan convivir sin apenas peligro alguno. Pero no debes olvidar que los animales pueden contraer enfermedades extrañas que podrían llegar a ser mortales para el ser humano. ¿Qué hace un adiestrador para estar seguro? Es evidente que este profesional corre más riesgo, puesto que está en contacto permanente con los animales, por mucho que seamos precavidos podemos vernos envueltos en una situación como ésta de forma imprevista.

Otro de los riesgos que corre un adiestrador es que puede dedicarse a educar animales realmente peligrosos. No es la primera vez que vemos a monitores con tiburones, serpientes, águilas… y estos no son precisamente unos animales que se dediquen a hacer compañía y poco más ¿qué pasa si atacan a su adiestrador? También es muy habitual que estos profesionales estén en contacto con sustancias exclusivas para animales o productos químicos no recomendados para el ser humano ¿y si en algún momento lo inhalan?

Como puedes ver, ser adiestrador no es una profesión tranquila, no podía serlo teniendo en cuenta que estas personas trabajan constantemente con animales de toda clase de especies. Es por ello que se exponen de forma diaria a múltiples peligros que pueden llegar en cualquier momento. Por este motivo toda precaución es poca y además de los hábitos normales para crear un vínculo entre el adiestrador y el animal es recomendable que estos profesionales tengan una formación muy específica y exclusiva.

trabajo de adiestrador

Por mucho que creamos que tenemos controlada la situación no debemos olvidar que los animales no son racionales en muchas ocasiones y que de un momento a otro pueden cambiar de pensamiento y atacar a la persona que hasta hace unos minutos era su casi mejor amiga. Hay que tener cuidado, principalmente con aquellos animales que son especialmente peligrosos, aquellos cuya naturaleza no está hecha para vivir en cautividad o simplemente tienen un instinto asesino.

Hacemos especial hincapié en la seguridad porque sabemos que quizá algunos de vosotros queráis tener este tipo de trabajo. En ese caso, en el caso de que tú seas un adiestrador de animales o quieras serlo, piensa por un momento todos los riesgos que presenta tu profesión, haz un repaso a lo que hemos comentado y sobre todo visualiza lo que puede ser un día tuyo en el trabajo. ¿Te das cuenta de los peligros a los que te enfrentas? Es evidente que existen y que tu día a día en ciertos casos puede llegar a ser una incertidumbre.

Hay muchos adiestradores que han fallecido en acto de servicio. Fue el caso de Stephan Miller con su oso, Stacey Konwiser con un tigre, Alexis Martínez con una orca o Benjamin Cloutier con dos osos. Todas sus vidas eran preciadas y se trataba de grandes profesionales que se habían dedicado en cuerpo y alma a sus respectivas profesiones. Esta es una profesión muy dura, una en la cual nunca sabemos qué puede ocurrir en un momento dado y que requiere tener confianza y ninguna dosis de miedo. Estos profesionales han pasado a la historia por sus muertes, pero también lo han hecho por sus logros. En el vídeo que acompaña esta noticia podéis conocerles un poco más tal y como hemos hecho nosotros mismos. Si estáis pensando en ser adiestradores profesionales no lo dudéis, porque es una profesión fantástica, pero siempre recordar que los animales, como mencionábamos antes, pueden ser imprevisibles. Nunca se sabe qué es lo que puede pasar por su cabeza en un momento dado. Pero al mismo tiempo no hay duda de que son maravillosos.

Vía: YouTube

Foto: 947051

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...