¿Cómo desinfectar las bolsas de la compra para evitar los virus?

Si compramos online en el supermercado para mantener el confinamiento es importante que apliquemos unos consejos de seguridad.

e-commerce-402822_1280

Llevamos ya un mes de cuarentena y por mucho que hubiéramos hecho acopio de recursos antes de quedarnos confinados seguro que hemos comenzado a notar cómo las estanterías se vacían. Eso significa que tenemos que comprar de nuevo para mantener alimentada a nuestra familia en estos difíciles días que estamos viviendo todos los españoles y la práctica mayoría de los habitantes del planeta. Pero al hacerlo hasta las familias en las que se ha mantenido la cuarentena más rígida, aquella que no hemos roto ni una sola vez desde que se anunciara el proceso de confinamiento, temen que puedan estar arriesgándose a un foco de infección.

Esto es lo que principalmente nos lleva a apostar por la compra online, dado que el volumen de riesgo no deja de ser inferior a si vamos por nosotros mismos al supermercado. ¿Pero cómo actuar con la compra online? ¿cómo hacerla para que la llevemos a cabo de manera satisfactoria y con la capacidad de reducir el margen de riesgo al mínimo? Porque tenemos que saber que siempre existe un mínimo porcentaje de riesgo que no podemos eliminar de ninguna manera, pero en nuestra mano está reducirlo al máximo.

Comprar online, ¿por qué es tan complicado?

Aunque podemos recurrir a Amazon, que siempre suele tener catálogo, hoy día nos estamos encontrando con que incluso esta tienda online tiene problemas de stock. Lo único que nos vamos a encontrar de manera frecuente son dulces y algunas comidas que ni de lejos van a suplir todas las necesidades que tenemos en nuestro hogar. Además, no se trata del típico supermercado donde podemos pedir un producto y, si este se encuentra agotado, nos enviarán uno similar. En Amazon si no está disponible, no lo podemos pedir. Eso lleva a que los pedidos que podamos hacer en Amazon sean bastante reducidos.

Por otro lado, nuestra recomendación es que intentéis hacer la mínima cantidad posible de pedidos. Y eso nos lleva a tratar de llevar a cabo un pedido mensual como máximo. Esto será clave para reducir los márgenes en los que existen oportunidades de contagio. Por lo tanto, dado que vamos a intentar hacer solo un pedido, tendremos que buscar una tienda-supermercado que nos ofrezca absolutamente todo lo que buscamos. Ahora la cuestión es la siguiente: encontrar un supermercado online con disponibilidad para el reparto se convierte casi en una misión imposible. Entramos en El Corte Inglés, Mercadona, Eroski, Carrefour… y nos encontramos dos posibles problemas. El primero: que esa cadena de supermercados no haga repartos en nuestro código postal, lo que las descarta al completo. El segundo: que no haya hueco disponible en el calendario.

shopping-1165437_1280

Si nos encontramos en este segundo caso lo que recomendamos es ser persistentes y entrar en el supermercado a comprobar la lista de disponibilidad de reparto todos los días en distintas horas. Os aseguramos que al final se puede conseguir hueco, aunque posiblemente con un margen de espera de una semana. Pero conseguir, se consigue. Lo más interesante es que en los supermercados donde nosotros hemos probado el plazo para el reparto se selecciona antes de que hagamos la compra. ¿Qué significa esto? Lo que hacemos es reservar el hueco de reparto para así tenerlo seguro y después podemos hacer la compra tranquilamente tomándonos todo el tiempo que podamos. Esto hay que decir que es un gran añadido para los supermercados online, dado que por cuestiones lógicas es posible que invirtamos entre una y dos horas en hacer el pedido que queremos.

Una vez hayáis hecho la selección de todos los productos que os interesan recomendamos que marquéis la casilla por la cual le permitís al supermercado poner un artículo alternativo en la cesta en el caso de que se haya agotado el que teníais pensado adquirir. Esto os ahorrará dolores de cabeza, dado que no recibiréis una compra a medias, sino una que puede ser un poco distinta en cuanto a las marcas elegidas. En estos tiempos es preferible que nos traigan un café o unas galletas de distinta marca de la que hemos pedido a quedarnos sin estos elementos, dado que como decimos, no vamos a pedir online de forma habitual.

Dejar en el felpudo

En las notas que se pueden añadir con el pedido recomendamos escribir “Dejar en el felpudo” o “dejar en la puerta” o similar, dado que esto evitará un contacto directo con el repartidor. Podéis creernos cuando os decimos que el repartidor tampoco quiere tener más contacto del necesario con el cliente. Teniendo en cuenta que todos los productos ya están pagados, no habrá ninguna necesidad de abrir la puerta. Podemos confiar en que el repartidor dejará todos los artículos en el felpudo y que se marchará sin ningún tipo de problema. Nosotros deberíamos esperar un par de minutos para abrir la puerta y recoger la compra que haya dejado el repartidor. Para hacerlo se recomienda utilizar guantes que eviten que toquemos las bolsas de plástico y, si tuviéramos, mascarilla, dado que nunca se sabe y siempre es mejor prevenir que curar.

Pasos a seguir con la compra en casa

Este es el momento crítico. ¿Cómo actuar con los productos que acabamos de recibir? Como decimos, tenemos que usar guantes que nos protejan en el contacto, pero también es importante mencionar que los alimentos no pueden ir a parar simplemente a nuestra estantería. Aquellos productos que tienen envoltorios deben ser desinfectados por medio de una solución de alcohol desinfectante o a través del lavado de los envases. Cuando lavemos siempre tenemos que hacer uso de jabón, dado que este será el que se ocupe de romper las defensas del virus, de estar presente, y de eliminarlo de la superficie en cuestión. Si queremos asegurarnos más de que los productos no van a sufrir ninguna presencia de virus cuando los pongamos en las estanterías, sería recomendable que los dejásemos en la galería o el balcón un par de días.

shopping-879498_1280

Por supuesto, esto no es algo que podamos hacer con alimentos frescos que requieran estar en la nevera o en el congelador, pero para estos hay una opción más segura. Si por ejemplo hemos comprado una bandeja de pechugas de pollo, lo correcto será que saquemos toda la carne de la bandeja, que la lavemos con agua y que a partir de ese momento procedamos a su congelamiento o que lo pongamos en la nevera debidamente protegido con papel transparente para mantener el alimento lo más aislado posible. Esto es algo que podemos hacer con la práctica totalidad de los alimentos frescos.

Si hablamos de fruta, lo que recomiendan los expertos es que lavemos las piezas con agua y jabón. El uso de jabón resulta extraño, pero en la mayoría de los casos la piel de la fruta no nos la comemos, así que no debería haber ningún tipo de problema. Sobre el consumo de manzanas hemos investigado y lo cierto es que los expertos no parecen pronunciarse al respecto. Podríamos pelarlas a la hora de comerlas o lavarlas muy a fondo para que el jabón que hayamos usado previamente no deje ni rastro. Pero en cualquier caso, tengamos mucho cuidado con el jabón y asegurémonos de que nada de lo que comemos está todavía impregnado, porque tampoco queremos tener ningún problema de estómago, sobre todo ahora que es tan difícil ir al médico.

Los residuos

Lo que nos va a quedar en casa cuando ya hayamos acabado de ordenar la compra serán bolsas de plástico y cajas de cartón que el supermercado haya utilizado para traérnoslo todo a nuestro hogar. Hay que entender que la supervivencia del virus en estas superficies se puede extender a lo largo de varios días, así que es recomendable que también nos ocupemos de estos envases para deshacernos de ellos lo más rápidamente posible. Lo mejor que podemos hacer es desinfectar las bolsas de plástico, ya sea lavándolas en el fregadero con agua y jabón, o utilizando desinfectante. A continuación procederemos a tirarlas a la basura. Estas no van a ser bolsas que vayamos a conservar con otros fines. Aunque estemos acostumbrados a esta práctica, en este caso concreto no es nada recomendable.

En el caso de las cajas de cartón, lógicamente no podemos lavarlas, así que lo que se recomienda hacer es usar la solución desinfectante que tengamos en casa y tirarlas a la basura lo antes posible. Si tuviéramos que tenerlas en casa más del tiempo del prudencial, lo mejor será que las saquemos a la galería o el balcón y que las dejemos allí, dado que esto ayudará a disipar cualquier presencia de virus si estuviera presente.

fruits-1761031_1280

Precaución ante todo

Hay domicilios que, como decíamos, se han mantenido cerrados a cal y canto desde el inicio de la crisis. Y para lo único que van a abrir sus puertas o introducir elementos del exterior es para reponer sus estanterías y sus neveras. Por ello tenemos que ser especialmente cuidadosos. A nadie le gustaría pensar que una familia que ha hecho el sacrificio de estar encerrada 1 mes sin moverse, sin comprar pan, sin disponer de algunos alimentos productos, acaba contagiándose del coronavirus debido a la compra online.

Esto no tiene que ocurrir y multitud de estudios confirman que es muy poco probable que nos contagiemos de esta manera, pero siempre tenemos que ser cuidadosos al extremo. De esta forma evitaremos cualquier riesgo y nos aseguraremos de que nuestra familia permanecerá sana y segura en todo momento. Asegurémonos de convertir el proceso de hacer la compra en un paso que no resulte problemático ni arriesgado de ninguna manera y, ante todo, ocupémonos de que siempre tengamos alimentos suficientes para el día a día.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...