Cómo combatir la astenia primaveral

Cada año, con la llegada de la primavera, recibimos otros visitantes incómodos. Uno de ellos es la llamada ‘astenia primaveral’ que se caracteriza por un bajo estado anímico y falta de fuerzas para desempeñar nuestra vida diaria. Pero, siguiendo una serie de pautas, estos síntomas se pueden aliviar.

Nos encontramos a las puertas de la primavera y, con ella, de la llegada de la temida astenia primaveral. Consiste ésta en una especie de depresión suave, durante la cual sentimos falta de fuerzas y un estado anímico más bajo de lo normal. Nos faltan las energías para desarrollar nuestra vida diaria. Pero es pasajero, pues dura lo que nuestro cuerpo tarda en adaptarse a la nueva estación.

La astenia provoca bajo estado de ánimo

La astenia provoca bajo estado de ánimo

La llegada de la primavera conlleva una serie de cambios climáticos –aumento de la intensidad de luz y de las temperaturas, variaciones en los niveles de humedad y presión atmosférica, los cambios horarios, etc. Todos estos factores alteran nuestros ritmos circadianos, es decir, los biorritmos que todos tenemos y que preparan nuestro organismo para el comienzo del día y la noche.

Como decimos es pasajero, pero, si dura más de una semana, no estará de más hacer una visita a nuestro médico, pues puede desembocar en una depresión. Se calcula que afecta a una de cada diez personas y, para superarla, presentaremos algunos consejos.

En primer lugar, es conveniente dormir bien, respetando las ocho horas de sueño y procurando acostarse y levantarse siempre a la misma hora.
También debemos hacer ejercicio regularmente, en especial los de relajación.

Asímismo, es importante comer bien y sano. Aumentar el consumo de frutas, verduras y hortalizas, que, por otra parte, deben tomarse a diario. Disminuir el consumo de carnes grasas y los fritos. Incrementar los pescados y los productos ricos en hidratos de carbono (arroz, pastas, legumbres, cereales y patatas), procurando combinarlos con ensaladas. El desayuno debe ser energético y compuesto de pan, galletas o cereales, pero no de bollería industrial. Y la cena, por el contrario debe ser variada y ligera y se recomienda tomarla dos horas antes de acostarse.

Con la primavera llega la astenia

Con la primavera llega la astenia

En este sentido, las comidas del día deben mantener un orden y, si pasan más de cuatro horas entre una y otra, distribuirse en cinco tomas: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Igualmente deben ser pausadas, nada de comidas rápidas.

También es importante beber agua en abundancia. Se recomiendan entre uno y dos litros repartidos a lo largo del día (no se trata de encharcarse de líquido).

No cabe duda de que estos consejos no son la panacea, pero sí nos ayudarán a superar el cambio de estación y deberíamos seguirlos, en la medida de lo posible durante todo el año. Nuestra salud nos lo agradecerá.

Fotos: Mujer: Carlos M. González en Flickr | Campo en primavera: Wutsje en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...