Aeropuertos. Como gestionar una pequeña ciudad de pasajeros

A continuación se presentaran algunos datos curiosos y características sobre las cifras que manejan estas pequeñas ciudades a lo largo de su actividad diaria.
Los problemas de los aeropuertos aumentan en proporción a su tamaño y complejidad. Si existe una mayor proporción de pasajeros, mayor es la necesidad de espacio, lo que repercute en la necesidad de más tiempo para gestionar todo el proceso.

Cómo dan servicio los aeropuertos a millones de usuarios es algo en lo que rara vez el pasajero común cae en la cuenta. A continuación se presentaran algunos datos curiosos y características sobre las cifras que manejan estas pequeñas ciudades a lo largo de su actividad diaria.

750px-depart.jpgUno de los aeropuertos con mas actividad del mundo es el de O’Hare de Chicago. Es utilizado por alrededor de 50 aerolíneas comerciales y da servicio a 55 millones de personas al año, unos 6 700 pasajeros a la hora. Unos 2 200 aviones utilizan sus pistas a diario. Si varios aviones llegan con una diferencia de minutos entre unos y otros,.miles de personas descienden de ellos a la vez causando graves alteraciones que frecuentemente alteran los planes de pasajeros y controladores aéreos.

Un ejemplo de “imprevistos” ocurrió en España, a finales de junio de 1988 cuando huelga de controladores de tránsito aéreo. La huelga coincidió con el inicio de las vacaciones anuales en Francia y decenas de miles de pasajeros se quedaron atrapados en aeropuertos por toda Europa. Tan sólo en Manchester, Inglaterra, 16 000 pasajeros tuvieron que esperar más de siete horas para poder partir.

Por otro lado, el equipaje es una parte clave en la organización de los aeropuertos. Se traslada separadamente de los pasajeros, por razones de seguridad y es llevado en un lugar especial del avión. Es responsabilidad del personal del aeropuerto asegurarse de que el equipaje llegue al mismo destino final que su dueño. Equipos automáticos se encargan de leer identificaciones, clasificar y distribuir 480 piezas de equipaje por minuto.



Los problemas de los aeropuertos aumentan en proporción a su tamaño y complejidad. Si existe una mayor proporción de pasajeros, mayor es la necesidad de espacio, lo que repercute en la necesidad de más tiempo para gestionar todo el proceso. Un ejemplo simple puede ser la ampliación de los estacionamientos. Si se da una ampliación de los mismos para acoger a más pasajeros, será necesario también proporcionar transporte adicional para llevar a los nuevos usuarios de estos a la terminal.

800px-las_vegas_airport_usgs.jpgLos tamaños de los aeropuertos han adquirido enormes proporciones. Comparado con una estación grande de ferrocarril que ocupa alrededor de 3.6 hectáreas, el aeropuerto de Dallas-Fort Worth (el más grande de Estados Unidos) con sus cuatro terminales, tiene una extensión de 71 kilómetros cuadrados. Sólo este aeropuerto dio servicio a más de 44 millones de pasajeros en 1988.

Si 71 kilómetros cuadrados de aeropuerto nos resulta una extensión increíble, podemos ir mucho más allá, hasta el aeropuerto internacional Rey Khalid de Arabia Saudita, uno de los más grandes del mundo, con la increíble extensión de 236 kilómetros cuadrados.

Cada una de las terminales parece una ciudad en miniatura. Maleteros, enfermeras, personal administrativo y de mantenimiento, tiendas y restaurantes pueblan sus instalaciones. Una de las terminales más bulliciosas del mundo, la terminal 3 del aeropuerto de Heathrow de Londres, da empleo a más de 3 000 personas. Otro reto de infraestructura y servicio se da cuando es necesario ampliar y/o modernizar las terminales. Un ejemplo de estos ocurrió entre 1987 y 1990 con la restauración del mismo aeropuerto de Heathrow, la cual tuvo que planearse de modo que el personal y 6 millones de usuarios que cada año la utilizan, pudiesen ir y venir por la terminal a pesar de la reconstrucción.

Gracias a los avances tecnológicos, se ha conseguido dar un mayor servicio y de mejor calidad a los pasajeros. Los ordenadores y otros elementos digitales y de reconocimiento han permitido en buena manera esta revolución. El componente humano no es menos importante ya que gracias a los controladores aéreos y al personal de asistencia en tierra es posible poner en funcionamiento la tecnología.

Sólo en Estados Unidos el número de pasajeros de avión aumentó de 315 millones a 460 millones entre los años 1980 y 1987. En el mundo occidental, el tránsito aéreo crece al ritmo de casi un 20% al año. En este sentido, a un mayor tráfico aéreo, mayores probabilidades de colisiones en vuelo, un tipo de catástrofe a la que los pilotos se refieres como “chubasco de aluminio”. Sin embargo y en contra de todo, cada año disminuye el indice de accidentes. Si en 1978 se dieron en Estados Unidos un promedio de 1.72 muertes por cada 100 000 horas de vuelo, ocho años después, en 1986, el promedio fue de 0.92.

450px-bristolairporttowerarp.jpgAunque el aumento de la seguridad haya crecido notablemente, los accidentes aéreos siguen estando presentes y el “factor humano” es el la principal causa de estos. En 1987 estuvieron a punto de chocar tres aviones por día en Estados Unidos, una proporción dos veces superior a la de 1984. El 8 de julio de ese año, por ejemplo, dos jets jumbo que volaban hacia ese país con un total de casi 600 personas a bordo pasaron a menos de 30 m uno de otro sobre el Atlántico. A pesar de lo que se pueda pensar sobre el peligro de las colisiones en vuelo, el mayor de los peligros se encuentra en los propios aeropuertos. El 90% de las colisiones reales o que estuvieron a punto de suceder se dan al poco del despegue o al descender para aterrizar o mientras la nave da vueltas en espera del permiso de aterrizaje.

Las normas que rigen el tránsito aéreo se establecieron hace mucho tiempo. El espacio aéreo está dividido en zonas de control y corredores aéreos. En los corredores del Atlántico que unen Nueva York y Londres, por ejemplo, los aviones vuelan separados a 610 metros de distancia vertical y 1 10 km de distancia horizontal. Sin embargo al sobrevolar tierra firme, la separación vertical es de 300 m o poco más y la horizontal de 9 km.

Los controladores son los encargados de cerciorarse de que cada aeronave se mantenga en el corredor de vuelo asignado. Cada avión, antes de despegar, traza un plan de vuelo, que se actualiza durante el trayecto mediante informes computarizados que les sirven a los controladores para ir verificando el curso del viaje.

Otro aspecto de gran importancia, es el abastecimiento de alimentos a los pasajeros de largos vuelos. La mayoría de aerolíneas preparan toda la comida en centros de abastecimiento ubicados en los mismos aeropuertos.. El mencionado aeropuertos de Heathrow, cuenta con cientos de empleados dedicados en exclusiva a las demandas alimenticias de los pasajeros. Todos estos empleados se encargan de proveer más de 160.000 comidas a la semana.

Con todo lo expuesto, no es raro que los aeropuertos ocupen a menudo una destacada presencia en los informativos y medios de comunicación aunque también es cierto, que a menudo las verdaderas causas de los problemas que generan los aeropuertos, tienen más que ver con causas derivadas del mismo sistema económico (como falta de medios o recursos) que con causas humanas.

FUENTES GRAFICAS: WikiCommons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...